Canal YouTube PantallasAmigas

jueves, 28 de mayo de 2009

10 consejos para detectar si tus hijos sufren ciberbullying

Bill Warden del webzine OSA ha publicado 10 consejos para que los padres puedan detectar un problema que señala ha existido siempre pero que ahora ha adquirido un carácter privado e incluso anónimo gracias las nuevas tecnologías:

1. Reserva todas las semanas entre 15 y 30 minutos para hablar con tu hijo/a. Tener siempre comunicación es importante pero centre este momento especial en los acontecimientos que estén sucediendo en su vida, tanto buenos como malos.
2. Mantén tus juicios fuera de la conversación. Si está en peligro lógicamente tendrás que ponerle freno pero mientras mantengas la sesión de conversación mantén a raya tu instinto de emitir juicios. Habrá tiempo después.
3. Observa cómo responde tu hija/o a cualquier crítica que pueda recibir de profesores, entrenadores, amigos o parientes. Las víctimas del bullying a menudo se vuelven hipersensibles a la crítica y pueden responder de maneras demasiado dramáticas ante la más leve crítica.
4. Mantén un canal abierto de diálogo con los profesores. Aunque el acto del ciberbullying tiene lugar en la Red, casi siempre es perpetrado por alguien a quien tu hijo/a conoce en la vida real, lo más probable, en la escuela. Asegúrate de que el/la profesor/a sabe que te puede contactar.
5. Vigila si hay cambios en los hábitos diarios de tu hija/o. El estrés del ciberbullying casi siempre se visualiza en cambios de su rutina. Cosas como comer menos, cambios en los hábitos de sueño, menos atención a su aspecto o enfermedades frecuentes pueden ser signos de que debéis tener una conversación.
6. Conoce los hábitos online de tu hijo/a. Incluso los niños necesitan cierto derecho a la privacidad, aunque haya padres a los que les gustan demasiado meter las narices en los asuntos de sus hijos. Pero del mismo modo que no les dejarías cruzar la calle sin darles la mano cuando son pequeños, tampoco deberían navegar sin ayuda. Aprende qué está viendo y haciendo tu hija/o en la Red.
7. Está atento/a a los cambios en el modo que use Internet. El ciberbullying puede hacer que se pase demasiado tiempo online, intentando enfrentarse al matón o contrarrestando críticas e insultos, o puede que al contrario, rechace conectarse, al sentir que es una fuente de dolor.
8. Aunque lo normal es que los adolescentes y preadolescentes tengan cambios de humor, estate atento/a a cambios que sean más dramáticos. Que estén deprimidos de manera persistente, que se recluyan o que tengan atisbos de autolesionarse son signos de que el ciberbullying puede estar presente.
9. Las notas suelen ser un buen barómetro de cómo está emocionalmente tu hijo/a. Si hay grandes bajones no asumas automáticamente que está siendo perezoso/a. Es a veces el síntoma de un ciberbullying o de otros problemas importantes.
10. Si el grupo de amigos cambia de repente o dejan de quedar con él puede deberse al ciberbullyinh. Los niños son muy susceptibles a la presión del grupo y un matón puede a menudo persuadir a los amigos de tu hija/a de que se unan al bullying. Si pierde interés en los amigos o termina relaciones con amigos de toda la vida, intenta averiguar cuál es la causa.


Fuente: OSA