Canal YouTube PantallasAmigas

lunes, 17 de noviembre de 2008

El ciberbullying y sus consecuencias penales

¿Tienen conciencia los menores de las consecuencias que tiene el ciberbullying que ellos mismos practican? Eso es lo que persigue el Plan para la mejora de la Convivencia Escolar que se inició a comienzos de noviembre de 2008 en Málaga que permite a los menores ver los peligros de internet desde otra perspectiva: les habla Antonio Domínguez, jefe del grupo de Delitos Tecnológicos de la comisaría provincial de Málaga.

"Muchos de vosotros tendréis Messenger, ¿verdad? -prosigue Domínguez dice severo y directo- Debéis de tener mucho cuidado con los contactos que admitís porque hay muchos adultos que se hacen pasar por menores y lo único que buscan es intimidaros para conseguir fotografías y vídeos comprometedores con los que después os pueden amenazar".

Les habla del "phishing" (estafa para conseguir claves bancarias), de colgar vídeos en la Red, de las ofertas de las páginas de subastas. Sin embargo, no es hasta cuando habla de las penas de prisión que pueden conllevar algunas situaciones cuando los adolescentes abren completamente los ojos y se oye el "nooo veee" tan malagueño.

Porque pocos sabían que entrar en la cuenta de correo electrónico de sus amigos sin permiso puede suponer hasta cuatro años de prisión. "O por colgar fotos de otras personas, insultarlas, amenazarlas...". El miedo les llega cuando les habla de la posibilidad de que les introduzcan un virus en el equipo con el que pueden manipular el ordenador e incluso la cámara web. "A mí me pasó una vez. La cámara se me encendía sola y yo la ponía mirando hacia abajo porque me daba miedo. Al final la desconecté", cuenta una de las alumnas. "Un buen antivirus y precaución a la hora de agregar a nuevos contactos", recomienda el inspector.

También les advierte del riesgo que entraña descargarse ficheros de los programas de intercambio de ficheros. "Si alguna vez os bajáis imágenes o vídeos que contengan pornografía infantil, lo mejor que podéis hacer es borrarlo y denunciarlo a la policía. Si no os atrevéis, al menos eliminarlos para no compartirlo con nadie, porque si no, será un delito de distribución".

El jefe de Delitos Tecnológicos, acompañado de la delegada de Participación Ciudadana, finalizó su encuentro de ayer animando a los adolescentes a recurrir a la ayuda policial siempre que se encuentren con un problema de este tipo o que no sepan cómo solucionar. "Si os da vergüenza o miedo contárselo a vuestros padres, hablad con un profesor o con nosotros. Siempre intentaremos ayudaros"

fuente: la mirada de Jokin